La inulina es una fibra soluble y a menudo se extrae de las raíces de las plantas que crecen en suelos moderadamente fríos. Tiene efectos prebióticos y, por tanto, es una fuente de energía para las bacterias buenas. La inulina es muy importante para la absorción de minerales y asegura una mejor flora intestinal.